lunes, 10 de octubre de 2011

reproduccion en el ser humano

REPRODUCCION EN EL SER HUMANO
El sistema reproductor humano es el conjunto de órganos especializados en la producción de gametos, necesarios para la generación de nuevos seres humanos. la diferencia más destacada entre los hombres y mujeres se encuentra en la estructura y función de sus sistemas reproductores.



sistema reproductor masculino
  SISTEMA REPRODUCTOR MASCULINO: es el encargado de producir los gametos masculinos o espermatozoides. Está formada por órganos especializados llamados genitales, que pueden ser internos o externos y por  glándulas anexas.



Gameto masculino: (espermatozoide)

espermatozoide


sistema reproductor femenino
   SISTEMA REPRODUCTOR FEMENINO: es el encargado de producir los gametos masculinos u óvulos. Este sistema tiene la importante función de albergar el ovulo fecundado o cigoto y de nutrir y mantener protegido al embrión mientras se desarrolla. Está formado por órganos especializados llamados genitales que pueden ser internos o externos y por glándulas anexas.


ovulo
Gameto femenino: (ovulo)En su mayoría la reproducción en el ser humano es sexual y comprende  otros aspectos como: Gametogénesis: Es el proceso de formación de gametos en las gónadas (ovarios o testículos) por medio de la meiosis a partir de células germinales. Mediante este proceso, el número de cromosomas que existe en las células sexuales se reduce de diploide a haploide, es decir, a la mitad del número de cromosomas que contiene una célula normal de la especie de que se trate. En el caso de los humanos si el proceso tiene como fin producir espermatozoides se le denomina espermatogénesis y se realiza en las gónadas masculinas o testículos. Si el resultado son óvulos se denomina ovogénesis u ovogénesis y se realiza en las gónadas femeninas u ovarios.
Espermatogénesis: La espermatogénesis, en la especie humana, comienza cuando las células germinales de los túbulos seminíferos de los testículos se multiplican. Se forman unas células llamadas espermatogonias. Cuando el individuo alcanza la madurez sexual las espermatogonias aumentan de tamaño y se transforman en espermatocitos de primer orden. En estas células se produce la meiosis: la meiosis I dará lugar a dos espermatofitos de segundo orden y tras la meiosis II resultarán cuatro espermátidas (gracias a la meiosis, de una célula diploide surgen cuatro células haploides (gametos)). La siguiente fase es la espermatogénesis. En ella, las espermátidas se convierten en espermatozoides. Para ello, se reduce el citoplasma, el núcleo se alarga y queda en la cabeza del espermatozoide, las mitocondrias se colocan en el cuello y los centriolos originan un flagelo. Al realizarse la fecundación, estos espermatozoides antes de salir pasan por el epidídimo del testículo, donde se realiza la espermiohistogénesis, donde obtienen la acrosoma, un estilo de casco en el espermatozoide hecho de enzimas, y una glicolema (capa), que la protege del pH de la vagina. Esta capa (glicolema), la pierde en la diferenciación natural, que desaparece antes de llegar al óvulo para lograr entrar en él con la fuerza del acrosoma. Además el espermatozoide está formado por una zona intermedia donde se alojan numerosas mitocondrias que garantizan el aporte energético, también están formados por un flagelo constituido por un filamento axial rodeado por una vaina fibrosa, que permite la movilidad.
Ovogénesis: La ovogénesis es el proceso de formación y diferenciación de los gametos femeninos u óvulos en el ser humano. La ovogénesis, al igual que la espermatogénesis, se basa en el proceso de la meiosis, que produce, mediante dos divisiones sucesivas, cuatro células con un genotipo recombinado y la mitad de ADN.
En los seres humanos, y en otros mamíferos es más o menos semejante, las células germinales diploides generadas por mitosis, llamadas ovogonias (u oogonias), se localizan en los folículos del ovario, crecen y sufren una diferenciación para transformarse en ovocitos primarios(u oocitos), donde se pone en marcha la primera división meiótica, dando origen una célula voluminosa u ovocito secundario que contiene la mayor parte del citoplasma original y otra célula pequeña o primer cuerpo polar (primer corpúsculo polar).

Ciclo menstrual: Desde la pubertad, la ovulación y la menstruación se producen regularmente en la mujer. Existe una estrecha relación entre ambos procesos. El ciclo ovárico y el ciclo menstrual son procesos cíclicos que tienen lugar respectivamente en el ovario y en la mucosa uterina.
En el ciclo ovárico se pueden diferenciar tres fases: folicular, de ovulación y de cuerpo amarillo o lúteo.
El ciclo menstrual o ciclo del útero tiene lugar de forma paralela en la mucosa del útero o endometrio. Esta se prepara para albergar al óvulo después de la fecundación. Si la fecundación no se produce, esta mucosa degenera y se destruye. La rotura de los capilares sanguíneos provoca la menstruación, que se inicia unos 14 días después de la ovulación y dura de tres a seis días.
Al alcanzar la pubertad, en el sexo femenino empieza el proceso de maduración de los óvulos, menarquia, uno cada mes aproximadamente. Si el óvulo no es fecundado comienza un proceso de destrucción y expulsión que concluye con una hemorragia. El conjunto de todos estos procesos se denomina Ciclo Menstrual y comprende todos aquellos sucesos que se dan entre una hemorragia, también llamada menstruación o regla, y la siguiente. Este ciclo suele ser de 28 días, aunque se puede acortar o alargar.
Es un proceso controlado por el sistema endocrino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada